Chubut Pesca Ilegal

El increíble hallazgo de un gigantesco “freezer flotante” que ayuda a depredar el Océano Atlántico

single-image

A bordo del Arctic Sunrise de Greenpeace en el “Agujero Azul” y a 400 km al sudeste de la Península de Valdés se detectó un buque frigorífico de bandera panameña que puede cargar hasta 10 mil toneladas de pescado congelado, en plena maniobra de trasbordo. Para los expertos, es un engranaje fundamental en un sistema de explotación de la fauna marina

El piso del camarote del Arctic Sunrise vibra, como si por abajo pasara el subte. Es el motor del barco de Greenpeace que avanza sin prisa pero sin pausa. A la vibración se suma el movimiento, que depende del flujo de la marea. A veces es sutil, como si el agua acunara el barco dibujando un “ocho”. Otras veces es más marcado. Una especie de “sube y baja” en cámara lenta, que deja a casi toda la tripulación (entre ellos los dos enviados de Infobae) tumbados.

Lo advirtieron: por la forma en que se mueve, al Arctic Sunrise lo llaman “la lavadora”. El movimiento, según explicó el capitán del buque Daniel Rizzotti (56), se debe a la forma del casco. “Al ser un rompehielos, no tiene quilla (pieza que va de popa a proa por la parte inferior del barco y en la que se asienta toda su armazón), entonces el barco rola mucho y eso puede generar un poco de disconfort”, le dijo a Infobae.

Además de tomar el famoso “dramamine”, la mejor receta para pasar el mareo, aseguran acá, es acostarse. Quien escribe esta crónica lo intentó, pero después de unos minutos hubo que correr en busca de un balde y dejarlo a los pies de la litera del camarote. Mejor prevenir que curar.

El Arctic Sunrise, el barco de Greenpeace que navega en el Océano Atlántico Sur y el monumental “barco freezer” que halló en aguas internacionales
Embarcamos el viernes 1 de abril en Puerto Madryn, pero recién zarpamos dos días más tarde. “Uno propone y el mar dispone”, es la frase que todos repiten. El objetivo del viaje es acompañar a Greenpeace en su travesía rumbo al “Agujero azul” -una zona que está casi dentro del Mar Argentino, apenas cruzando la barrera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE)- para concientizar acerca de las prácticas destructivas de la pesca ilegal y solicitar la inmediata adopción de regulaciones en esta región, cuyos límites (veremos) son fácilmente vulnerados.

Según la Ley de Espacios Marítimos, la ZEE de la Argentina se extiende más allá del límite exterior del mar territorial, hasta una distancia de 200 millas marinas a partir de las líneas de base. Fuera de las 200 millas de la ZEE, sin embargo, la plataforma continental continúa en una superficie de unos 30.000 km2 (el tamaño de Bélgica) con profundidades aptas para, por ejemplo, la pesca de arrastre de fondo. Entonces, ¿quién regula a los barcos extranjeros que se encuentran de la milla 201 en adelante? Nadie. Muchos operan al límite saqueando el océano y, legalmente, no hay forma de detenerlos. Por eso, Greenpeace llama a esa zona el “wild west” (lejano oeste) del océano.

El martes 5 de abril, mientras abandonábamos la ZEE e ingresábamos al “Agujero Azul”, nos cruzamos con un “barco freezer”, es decir, una embarcación, que cumple la función de frigorífico para los pesqueros. Según pudo saber Infobae, este barco de bandera panameña y de un tamaño realmente monstruoso (de 143 metros de largo y 22 metros de ancho) puede cargar hasta 10 mil toneladas de pescado congelado.

La información de su presencia en el Atlántico sur nos la indicó el radar ese mismo día a la mañana. Si todo salía bien, debíamos encontrarlo por la tarde. En efecto: fue hallado en pleno trasbordo. Es decir, en el momento exacto en el que un pesquero realizaba la descarga hacia ese buque.

El trasbordo ocurrió en el “Agujero Azul”, fuera de la zona económica exclusiva argentina, pero sobre la plataforma extendida de jurisdicción nacional, a 400 kilómetros al sudeste de la Península Valdés. Y entonces, comenzó la acción.

Ayelén Molaro, activista de Greenpeace, desplegó una bandera en medio del océano frente al buque frigoríficoAyelén Molaro, activista de Greenpeace, desplegó una bandera en medio del océano frente al buque frigorífico
Por una cuestión de capacidad en los gomones, el equipo de Infobae tuvo que dividirse para realizar la cobertura de esta actividad. Así que, mientras el fotógrafo Matías Arbotto descendió al agua junto con cuatro voluntarios y parte de la tripulación repartidos en tres gomones; esta cronista registró todo desde el puente de control del barco junto a Daniel Rizzotti, capitán del Arctic Sunrise y Adrián y Hanbum, primer y segundo oficial, respectivamente.

Una vez que los gomones estaban en el agua, por protocolo, se estableció comunicación con el buque de bandera panameña para avisarle acerca de la actividad. Después de cinco intentos y cero respuesta, los gomones finalmente arrancaron. “Deberían contestar por cortesía. Evidentemente no quieren hablar con nosotros”, dijo Rizzotti que, a pesar de la negativa, intentó comunicarse otras cinco veces más. Jamás acusaron recibo.

A la distancia, y vista a través de los binoculares, la secuencia de los gomones yendo al encuentro del “freezer” de 143 metros de largo y 22 metros de ancho, parecía la de una película de acción. Si bien fue un trabajo en equipo, los protagonistas de esta acción pacífica que se concretó en medio del Atlántico frente al congelador flotante fueron Ayelén Molaro (31) y Juan Francisco Barcia (30): ambos voluntarios de Greenpeace desde hace más de una década.

Juan Francisco Barcia tiene 30 y es de Rosario. Trabajo en seguridad electrónica y forma parte del voluntariado de Greenpeace desde hace 10 añosJuan Francisco Barcia tiene 30 y es de Rosario. Trabajo en seguridad electrónica y forma parte del voluntariado de Greenpeace desde hace 10 años
La primera en tirarse al agua fue Ayelén. Oriunda de Florencio Varela, cuando era más chica fue nadadora en aguas abiertas. Aunque hace tiempo que dejó el hábito, dice, todavía conserva el gusto por el nado.

Llevaba puesto, al igual que su compañero, un equipo de protección térmico e impermeable, un chaleco salvavidas, un casco blanco y aletas en los pies para estabilizarse. Todo ese equipo se lo había probado un día antes, cuando se realizó un simulacro de la acción para anticiparse a cualquier inconveniente.

Tras la indicación, Ayelén se deslizó hacia al agua. Una vez sumergida desenrolló un cartel que luego extendió con los dos brazos en alto. “Protegé el mar argentino”, decía en letra imprenta negra. A sus espaldas el frigorífico continuaba recibiendo la carga del buque.

Minutos después, Juan Francisco replicó la acción. Para ese momento, algunos de los tripulantes del pesquero salieron a la cubierta a ver qué sucedía. Desde el “barco freezer”, recién tomaron nota cuando los jóvenes estaban repitiendo la acción por segunda vez. En ese momento, un hombre se paró en la proa y comenzó a filmar con su teléfono.

Aunque insólita, la presencia del barco frigorífico técnicamente no es ilegal. Lo peor: este es un caso de cientos.

Entre el 19 de diciembre de 2021 y el 19 de marzo de este año (temporada alta de pesca de calamar en el Atlántico sudoeste) la plataforma Global Fishing Watch documentó 258 encuentros entre buques que pueden corresponder a transbordos en alta mar en el “Agujero Azul”.

También te puede interesar

Nacionales

Un marinero se descompensó y murió mientras era aeroevacuado

single-image

Los tripulantes dieron aviso a Prefectura para trasladarlo de urgencia mientras personal médico le realizaba maniobras de RCP. Falleció minutos después en el helicóptero.

Un marinero del buque pesquero Maria Eugenia murió en plena jornada laboral mientras realizaba la captura de langostinos en aguas nacionales. La embarcación había estado en Puerto Madryn durante su labor.

Según se informó, durante la mañana de ayer, un hombre, de 39 años, se descompensó y requirió la aeroevacuación del mismo. El sujeto manifestó tener rigidez corporal, dolor de cabeza y vómitos.

Prefectura se encargó del traslado del tripulante, mientras el personal médico le realizaba maniobras de RCP. Murió 45 minutos después. Ante esto se pidió que el buque arribe a Mar del Plata cerca de las 12:00 de hoy.

La víctima era oriunda de la provincia de Corrientes.

Flota Amarilla Pesca Puerto Rawson

Un barco de la Flota Amarilla de Rawson capturó langostino en la milla 165

single-image

Una zona caracterizada por su intenso oleaje lo que provoca que los buques de pequeñas dimensiones tengan mayor complicación para pescar el recurso, pero no es el caso de el “Espartano”, perteneciente a la empresa de Cabo Vírgenes en la capital provincial.

Antes de la apertura de la subárea 8 para la captura de langostinos una gran porción de los buques realizaban sus actividades fuera de la zona de veda: a unas 40 millas de la 201. En ese sector se encontraba el “Espartano”, una moderna embarcación, de pequeño porte, perteneciente a la empresa de Cabo Vírgenes.

Cabe destacar que en esa zona el oleaje es intenso, por lo que Prefectura habilitó al costero capitalino a alejarse 180 millas del puerto de Rawson. El “Espartano” realizó su captura y logró un promedio de descarga de 2000 cajones.

Fuente:…

Ver más artículos
Chubut Flota Amarilla Pesca

El sector pesquero advierte sobre el impacto negativo de la Ley de Pesca que se busca aprobar en Legislatura

single-image

Integrantes de todas las Cámaras pesqueras de la provincia, sindicatos y actores del sector manifestaron estar en desacuerdo con el proyecto con el que se busca modificar la ley de pesca que espera tratamiento por parte de los legisladores provinciales y advierten sobre el impacto negativo de su aprobación.

En un encuentro del que participaron Damian Santos y Luis Perez de CAPIP (Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras); Gonzalo Vega de Artesanales; Gustavo Gonzalez, Raul Matias Cereseto, Sergio Pantano y Giuliano Vestuti por la CAFACH, (Cámara de la Flota Amarilla de Chubut); Cesar Zapata del gremio del SOMU; Jorge Maldonado y German Velasco por el gremio SICONARA y Alejandro Buccolinio en representación del Sindicato de Patrones, manifestaron su rechazo al proyecto.

Al respecto, manifestaron que el proyecto que buscan aprobar los legisladores de Chubut traerá un impacto negativo para el sector…

Ver más artículos
Chubut

Provincia y cámaras pesqueras gestionarán en Nación sostener el procesamiento del langostino en Chubut

single-image

El gobernador Mariano Arcioni adelantó que junto a las cámaras pesqueras de la provincia, gestionarán el sostenimiento de los puestos de empleo puestos en riesgo con la última resolución del Consejo Federal Pesquero. El ente nacional avaló que alrededor del 30% del langostino que se caputra en aguas nacionales frente a Chubut, pueda ser llevado a Mar del Plata para su procesamiento.

A raíz de aquella resolución del Consejo Federal Pesquero, el Gobernador convocó la semana pasada a una reunión a los representantes del sector en Chubut. «Es un tema en el que vamos a trabajar juntos con las cámaras y vamos a estar en Buenos Aires pidiendo reuniones para encontrar un equilibrio como lo teníamos antes», dijo ayer Arcioni luego de un acto en Paso de Indios.

Lamentó que «las Cámaras de Mar del Plata quisieron decir algo que es…


Ver más artículos
Chubut Pesca Puerto Rawson

Exequiel Villagra: “El Puerto de Rawson debe tener su propia administración portuaria”

single-image

Entrevistamos al Precandidato a Gobernador Exequiel Villagra, integrante del Instituto de Gestión Patagónica, el cual se refirió a la crisis portuaria que se desató tras el polémico fallo del Consejo Federal Pesquero. “El fallo del Consejo Federal carece justamente de federalismo. Con una mirada sesgada de la situación y sin consulta previa, quieren establecer nuevas normas de procesamiento del langostino. Eso afecta directamente la mano de obra chubutense”, sostuvo Villagra.

Consultado sobre la crisis Villagra señalo que: “Hoy el fallo nos pone en alerta, pero no se puede reducir la difícil situación que atraviesa el sector solo a eso. Hay una problemática más amplia, para dar un ejemplo faltan controles en la exportación de langostino en bloque, que son vendidos para ser procesados en algún otro país. Las empresas deben dar al producto un mayor valor agregado y eso generaría mayor mano de obra”.